Por medio de artículos editoriales…

 

Despertar la consciencia y el interés de los pastores y líderes de servicio en el análisis de los métodos y procedimientos que están utilizando para hacer el ministerio hoy en día.

 

Ayudar a la transformación del modo de pensar en cuanto al modo de hacer el ministerio.

 

Despertar el pensamiento analítico y la conciencia de mis lectores.

 

Ayudar en la detección de insuficiencias, excesos, inconsistencias en el modo de ministrar que pueden estar frenando el avance en “Hacer Iglesia”.

 

Ayudar a aplicar acciones enfocadas a producir vidas transformadas y líderes de servicio con el poder de la Palabra y el ministerio del Espíritu Santo.

 

Ayudar a notar cuándo el modelo de ministrar ya no satisface las necesidades de desarrollo de la iglesia local o es insuficiente para lograr vidas transformadas y gente parecida a Cristo en su carácter. Y poner al alcance nuevas propuestas para hacer el ministerio.

 

Ayudar a encontrar nuevos formatos funcionales, productivos y motivantes para levantar la generación de obreros gozosos que han de reemplazarnos en el ministerio de la Palabra.

 

Poner al alcance de todos, tres paquetes de discipulado básico, gratuito, sencillos de aprender y enseñar; y económicos de reproducir. Eficaz para evangelizar y hacer discípulos desde su inicio.

 

Poner al alcance de los pastores de las iglesias, cursos económicos, secuenciales y probados, como herramientas útiles para la transformación progresiva del carácter de las personas; para hacer de ellos, Líderes de Servicio.

 

Ayudar a encontrar nuevas formas de ministerio práctico y practicable en sus propios lugares, gente, cultura y costumbres aprovechando los espacios de cada una para dar a conocer el plan de salvación y las Sagradas Escrituras.

 

Ofrecer un abanico actualizado de opciones para hacer el ministerio más disfrutable y gozoso.

 

Ofrecer siempre todo a manera de sugerencia y para ser filtrado por el propio razonamiento y aprobación de los lectores.

 

No es mi objetivo:

 

Establecer reglas, estándares, o dogmas sobre el modo de ministrar y de pensar de nadie.

 

Tampoco es mi intención hacer de este un foro de discusiones y crítica ministerial.

 

No pretendo ser un bloque de choque contra nadie ni contra ningún modo de pensar y menos de ministrar.

 

Por último

 

Seré respetuoso de cada filosofía o preferencia personal en cuanto hacer el ministerio a menos que se me consulte directamente, solicitando mi opinión personal al respecto. En tal caso hablaré, a título de mi humilde opinión personal, sin que esto represente a ningún bloque de pastores o ministerios.

 

Si logro despertar su crítica constructiva como resultado de un análisis realista (desde mi punto de vista) de los planteamientos que hago en cada nota editorial…

 

Si contribuyo para que alguien aporte mejores ideas para el perfeccionamiento de los procedimientos para hacer el ministerio…

 

Si contribuyo para que alguien vea la necesidad de formar líderes de servicio…

 

Si contribuyo para que algunos más se consagren a usar la Palabra para transformar vidas y caracteres, antes que propiedades, templos o cosas; me sentiré altamente bendecido y habré cumplido con la visión que Dios puso en mi corazón.

1 Comentario

  1. Avatar
    Pastor Verde noviembre 03, 2017

    Probando Comentario en página Visión

    Responder

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicado. Se requieren llenar los espacios marcados*